De la necesidad, en el fútbol, nunca sale nada bueno. Rubi y Escribá subían juntos el cadalso. Los dos en números rojos, señalados por sus aficiones y jugándose el futuro en noventa minutos…